PENSAMIENTOS Y POEMAS
PARA EL ADULTO MAYOR.




NO TE LAMENTES DE SER VIEJO.


No te lamentes de envejecer, es un privilegio negado para muchos.

Envejer es un privilegio, un arte, un regalo de Dios
y la naturaleza.

Entre la niñez y la vejez hay un instante llamado vida.

Las arrugas nos recuerdan donde han estado las sonrisas de
los mejores momentos de la vida.

De la alegría por la vida y por lo que estar aquí supone lo
afortunados que hemos sido sin merecerlo,

Sumar canas y cumplir años debería ser siempre un
motivo de alegría.

Deberíamos dar gracias por cada año cumplido, todos
no podrán decir lo mismo.

Podemos compartir momentos innoldibles con aquellas
personas que más quremos y construir con nuestra
presencia un mundo mejor.


LA VEJEZ.


Mienten los que nos dicen que la vida
es la copa dorada y engañosa
que si de dulce néctar se rebosa,
ponzoña de dolor guarda escondida.

Que es en la juventud senda florida
y en la vejez, pendiente que escabrosa
va recorriendo el alma congojosa,
sin fe, sin esperanza y desvalida.

¡Mienten! Si a la virtud sus homenajes,
el corazón rindió con sus querellas,
no contesta del tiempo a los ultrajes;

que tiene la vejez horas tan bellas
como tiene la tarde sus celajes,
como tiene la noche sus estrellas.


TEMÍA ......Tema para el adulto mayor


Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme
a mí mismo.

Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente
fracaso si no lo intento.

Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di
cuenta de que de todos modos opinarían de mí.

Temía me rechazaran, hasta que entendí que debía
tener fe en mí mismo.

Temía al dolor, hasta que aprendí que éste es necesario
para crecer.

Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad
de las mentiras.

Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final,
sino más bien un comienzo.

Temía el odio, hasta que me di cuenta que no es otra
cosa más que ignorancia.

Temía al ridículo hasta que aprendí a reírme de mí mismo.

Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba
sabiduría día a día.

Temía al pasado, hasta que comprendí que no podía
herirme más.

Temía a la oscuridad hasta que vi la belleza de la
luz de una estrella.

Temía al cambio, hasta que vi que aún la mariposa más
hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis
antes de volar.

Hagamos que nuestras vidas cada día tengan más sentido y
si nos sentimos desfallecer no olvidemos que al final
siempre hay algo más...

¡¡Descubrámoslo!!

Autor Desconocido.



NO ES VIEJO.

No es viejo aquel que pierde su cabello o su última muela,
sino su última esperanza.

No es viejo, el que lleva en su corazón el amor
siempre ardiente.

No es viejo el que mantiene su fe en sí mismo, el que
vive sanamente alegre, convencido de que para el corazón
puro no hay edad.

El cuerpo envejece, pero no la actividad creadora
del espíritu.

Para el profano la ancianidad es invierno; para el sabio
es la estación de la cosecha. El crepúsculo de la vida trae
consigo su propia lámpara.

Hay una primavera que no vuelve jamás y otra que es eterna;
la primera es la juventud del cuerpo, la segunda es
la juventud del alma.

Cuando una noble vida ha preparado la vejez , no es la
decadencia lo que ésta recuerda: son los primeros destellos
de la inmortalidad.
Es estupendo ver un viejo que asume la segunda parte de
su vida con tanto coraje e ilusión como la primera.

Para ello tendrá que empezar por aceptar que el sol del
atardecer es tan importante como el del amanecer y el
mediodía, aunque su calor sea muy distinto.

El sol no se avergüenza de ponerse, no siente nostalgia de
su brillo matutino, no piensa que las horas del día lo
están echando del cielo.

No se experimenta menos luminoso ni hermoso por comprobar
que el ocaso se aproxima, no cree que su resolana sobre
los edificios sea menos importante o necesaria.

Cada hora tiene su gozo.

El sol lo sabe y cumple hora a hora su tarea.

¡Ah... si todos los ancianos entendieran que su sonrisa
sobre los hombres puede ser tan hermosa y fecunda
como ese último rayo de sol antes de ponerse!

Autor Desconocido.


ORACIÓN POR LOS ANCIANOS.

A ti Dios mío elevo mi oración, por todos los que se
sienten agobiados por el peso de los años, tu amorosa
presencia permitió que se prolongasen sus días en la tierra.

Dios mío, ellos miran para atrás y ven todo el camino
recorrido, desde las travesuras de la infancia hasta la
fragilidad del ahora.

Retira Señor toda la amargura de sus espíritus y que
recuerden con preferencia los hechos agradables y felices.

Borra cualquier señal de resentimiento causado por la
ingratitud y la maldad de los que algún día
pasaron junto a ellos, alegra sus corazones cansados
y abatidos, dale los medios de revivir las
alegrías de una vida normal y sociable,
Dios mío ahuyenta los fantasmas de la soledad, del
abandono y del desprecio.

Rodéalos de amparo y calor humano en su diario vivir
para que puedan mantener un ánimo bien dispuesto,
abierto y feliz.

Recompensa la disposición que demostraron, con la
bendición de aquella paz que viene de ti
y supera todas las limitaciones de la vejez.

Amén.


UN POEMA PARA EL ANCIANO


Se le olvidó cantarle a la esperanza...
y sus pasos menguados ya se acortan;
tal vez porque no tienen un ensueño:
talvez porque no encuentran donde asirse.
Entregó su ternura en alto vuelo
por el bien de la gente a la que amaba;
retoños de ilusión que motivaron
su cansancio y su lucha por la vida.
Siente el dolor del tiempo sin regreso;
sólo le queda el álbum del recuerdo
donde se mira con temblor de ausencia,
para olvidar las mieles del pasado
y las dichas del alma que agonizan
en la frágil penumbra de su noche.
Lo atormenta lo andado inútilmente;
las épocas vividas sin mesura;
el amor desdeñado y sin respuesta;
el abandono de sus propios frutos.
¿Dónde quedó aquel sol esplendoroso
que le daba calor a sus desvelos
que alumbraba sus días taciturnos...
y animaba las glorias y los triunfos
que le daban motivos a su vida?.
Cada día en su mundo de nostalgias
ve llegar y partir las primaveras
en las frescas espigas que amanecen.
Se acostumbró, al devenir del tiempo,
y a vivir en su sed inadvertido.
Ya su lumen intenso nada importa;
ahora desconocen que fue grande;
que dirigió una empresa, una familia;
que redactó las grandes ordenanzas.
Que fue el mejor galán, entre galanes;
que las rosas más lindas lo adornaron
perfumando el jardín de sus delicias
y prodigando vástagos del alma.
Ya muchos olvidaron que fue el padre;
el abuelo ejemplar y bondadoso;
el que meció una cuna con orgullo
y con ansias de vuelos... casi ignotos.
Ya se ignora el poder de su experiencia;
la magia que produce una caricia;
el milagro de un beso; de un te quiero;
y el hastío que lleva a los desvelos.
Hoy sólo en el silencio de su cuarto,
abrazado a la fiebre del delirio,
siente el dolor tenaz del abandono,
mientras espera su ferviente anhelo
de hallar la paz en la mansión eterna.

Por...Luz Elena Muñoz Cárdenas
– Poetisa colombiana.


Ventajas de ser viejo

Una leve sonrisa


COMO AMAR A LOS VIEJOS O ADULTOS MAYORES.

DÉJALO HABLAR...
porque hay en su pasado un tesoro lleno de verdad,
de belleza y de bien.

DÉJALO VENCER....
en las discusiones, porque tiene necesidad de sentirse
seguro de sí mismo.

DÉJALO IR A VISITAR
.... a sus viejos amigos porque entre ellos se
siente revivir.

DÉJALO CONTAR
.... sus historias repetidas, porque se siente feliz
cuando lo escuchamos.

DÉJALO VIVIR
.... entre las cosas que ha amado, porque sufre al sentir
que le arrancamos pedazos de su vida.

DÉJALO GRITAR
.... cuando se ha equivocado porque los ancianos como los
niños tienen derecho a la comprensión.

DÉJALO TOMAR UN PUESTO
.... en el automóvil de la familia cuando van de vacaciones,
porque el próximo año tendrás remordimientos de
conciencia si ya no existe más.

DÉJALO ENVEJECER
.... con el mismo paciente amor con que dejas crecer a
tus hijos, porque todo es parte de la naturaleza.

DÉJALO REZAR
.... como él sabe; como él quiere, porque el adulto mayor
descubre la sombra de DIOS en el camino que le falta recorrer.

DÉJALO MORIR
.... entre brazos llenos de piedad, porque el amor de
los hermanos sobre la tierra, nos hace presentir mejor el
torrente infinito de amor del Padre en el Cielo.

Autor: Ernesto Cortázar








Ver más cosas de Antioquia y Colombia



Poemas y mensajes
para la madre

Poemas y mensajes
para el padre

Poemas y mensajes
para el maestro

Poemas y mensajes
de amor y amistad

Fotos de mitos y leyendas

Platos típicos de Colombia

Poemas y menajes
para la mujer

Enfermedades y las
plantas medicinales

Fotos de paisajes urbanos
y naturales de Colombia

Fotos y paisajes de
Medellín Colombia

Comportamiento folclórico
de los antioqueños

Modismos y Jergas de
de Antioquia y Colombia

Como identificar los
paisas de Colombia

Adivinanzas y retahilas
para niños y adultos

Piropos para galantear
a las mujeres

Piropos para galantear
a los hombres

Chistes verdes y picantes

Ventajas de ser
hombre soltero

--------------- Adivinanzas de doble sentido

El susto de mi primera vez

Así se vería
un hombre embarazado

Las diferencias sociales
entre ricos y pobres

Qué es peor? - Trabajar
o estar en la cárcel

El culo quiere ser jefe

Sacando mujeres
desnudas del agua

Chistes verdes y picantes

Avisos, letreros de
tiendas y orinales

Poema al pedo -
"Gases intestinales"

Es mejor comer chocolate
que hacer el amor

Garrote para hombres machistas

Poemas groseros y atrevidos

Poema escatológico
a la caca

El pene es el
candidato ideal

Aunque no lo quiereras
te llevaré a la cama

Donaré todos mis órganos,
menos la boca y el culo

Es mejor compañía el
perro que a la mujer

Perfil del culebrero
o yerbatero paisa