Cuentos de Cosiaca

Almorzando gratis

¡Este Cosiaca siempre es que era muy avispao! Ese no se varaba nunca, y por pobre que estuviera siempre andaba de buen humor y por lo menos la lata se la levantaba.

En una ocasión llegó a Guaca o Heliconia. Allá había unas fiestas muy alegres que estaban en su fina.

__ ¡Valientes fiestas tan buenas! ...dijo cosiaca.

Aquí si que voy a pasar yo bien sabroso … pero lo importante es ir a almorzar que está haciendo mucha hambre.

Se entró a una fonda , muy campante aunque sabía que no tenía para el almuerzo.

Llegó al comedor, se acomodó y dijo:

__ Buenas mi señora. Necesito que me sirvan un almuercito bien bueno, pero tal como me lo sirven en la casa.

__ Como no señor, ya mismito.

Le trajeron el almuerzo. Se lo comió y fue a salir muy orondo sin pagar, cuando lo atajó la mujer:

__ Oiga, señor: ¡Usté no ha pagao!
__ Qué voy a pagar, mi señora, si yo le advertí que me sirviera un almuerzo como me lo sirven en mi casa, y en mi casa no me cobran….

Más cuentos de Cosiaca



Regálame un:
ME GUSTA