Cuentos y ocurrencias de Cosiaca

En medio de dos ladrones

Cosiaca al final de sus días los terminó en un asilo de ancianos manejado por religiosas.

Cuando se puso grave y a punto de morir hizo la última cagada de sus salidas irreverentes y mordaces.

La monjita superiora le preguntó que si quería alguna cosa o alguna petición antes irse de este mundo.

Cosiaca le pidió que le llevara un médico y un abogado.

Cuando llegaron los dos personajes al asilo, los hizo sentar cada uno al lado de la cama, pero Cosiaca permaneció en silencio.

Ante la tensión del cuarto, la monja le preguntó que para qué los había hecho llamar y él contestó:

__ "Como yo me estoy muriendo, quiero que sea como Jesuscristo ... en medio de dos ladrones".

Más cuentos de Cosiaca



Regálame un:
ME GUSTA