> CHITES ATREVIDOS Y RACISTAS


EL NEGRO QUE HABLÓ CON DIOS
Una vez un negro estaba hablando con Dios y le reclamaba:

__ Ay Dio mío ¿Por qué tengo esta jeta tan grande, que casi no me cabe en la cara?

__ Hijo Mío, en la selva Africana esa jeta te ayudará a degustar bien los alimentos que recojas y te permitirá rechazar los cuerpos extraños.

__ Dime Jesú
¿Por qué me diste esta nariz tan chata, que es realmente gedionda y que en cada hueco me caben tres dedos?

__ Hijo, de esta manera en la Sabana Africana podrás oler mejor a tu enemigo de lejos y percatarte de su presencia.

__ Señor insiste el negro.

¿y este pelo tan chicharrón que no se moja ni por el Diablo y que peinarme es imposible?

__ Hijo, precisamente tienes el pelo así para que las ramas y otros obstáculos de la selva Africana no se enreden y permitan tu paso mas fácilmente.

__ Bueno Dios, por último:

¿Por que tengo este color, que no parece negro sino azul de lo oscuro que es?

__Hijo Mío, esa piel tuya es especial para aguantar el candente sol Africano mientras realizas tus jornadas en la sabana Africana.

__ Entonces Dios, dime una cosa, si todo eso es así:

¿¿¿¿¿QUE HIJUEP...*$#..UTAS HAGO YO EN BERLÍN?????

NOTA ACLARATORIA:
" Con este chiste no se trata de de menospreciar y hacer burla a las personas de color negro, sólo se quiere sacarle un poco de humor a las ciscunstacias de la vida"

Más chistes picantes


Regálame un:
ME GUSTA