Chistes antioqueños graciosos



La fiosioterapista

Dos mujeres de la alta sociedad bogotana estaban jugando golf y una de ellas golpeó la bola demasiado fuerte y muy desviado. La bola se elevó sobre unos arbustos, cayó hacia otro hoyo donde jugaba un grupo de hombres y finalmente se escuchó un gemido de dolor.

Las dos cachacas corrieron hacia donde escucharon el ruido y encontraron a un hombre en el suelo, dando vueltas en posición fetal, con ambas manos sobre sus "partes nobles" y gimiendo de dolor.

La mujer que lo había golpeado se le acercó y comenzó a pedirle disculpas:

__ ¡Lo siento! ¡ Por favor, déjeme ayudarlo! Soy fisioterapeuta y con toda seguridad puedo aliviarle el dolor.

Mientras el tipo cerraba los ojos y apretaba los dientes para soportar el dolor, la mujer retiró las manos del hombre, le aflojó los pantalones y comenzó a hacerle un masaje dentro de la ropa interior. Después de un corto masaje, la mujer le pregunta:

__ ¿Se siente mejor…?

__ Pues se siente muy bien, pero el dedo pulgar me sigue doliendo mucho.


Más chistes de paisas



Regálame un:
ME GUSTA