ENSEÑANZAS Y MORALEJAS





EL HIJO DE LA GUAMAYA.

Estaba un abuelo sentado en el escaño de un parque, cuando un hombre se le sienta a su lado con todos los pelos parados y teñidos de azul, colorado, verde y amarillo.

El viejo se queda mirándolo un rato, atento, incrédulo y muy callado; cuando de repente el sugeto le grita súbita y altaneramente.

__¡ Qué te pasa viejo marica, que es lo que me miras con esa cara de bobo? ¿es que nunca hiciste algo loco en tu puta vida viejo bolsón?!

El ochentón, sin exaltarse, le contesta:

__ Si.... Una vez me emborraché y al mismo tiempo me drogué y, en medio de esa borrachera tan brutal, cogí una asquerosa guacamaya y tuve sexo con ella, la penetré un par de veces en la noche como todo un degenerado y .... justamente, ahora me estaba preguntando:

¿ Acaso no será este imbécil mi hijo...?

MORALEJA:
Edad, experiencia y oficio, siempre triunfarán sobre la juventud y el entusiasmo.

Si este tema te puso a meditar dale un:
ME GUSTA





GRACIAS POR LA VISITA