AFRODISÍACOS CASEROS PARA REPONTENCIAR LA CAMA.


Nunca he creído en los afrodisíacos para tener una vida sexual activa, o para recuperar la lívido que se nos falla.

Para mi, el sexo está en la cabeza, y no dentro o en la periferia del estómago.

Cuando yo era un niño inocente que de este mundo perruncho no percibía la menor malicia sobre los trucos del sexo, mi mamá, muy a menudo, le preparaba a mi querido viejo, un batido de huevo, disque para la debilidad del cerebro.

Yo me tragaba el cuento, pero por nada del mundo me dejaban degustar la delicia culinaria, argumentando que esto era muy fuerte para un niño y me podía dar diarrea.

Lo único que recuerdo, eran el tropel de chirridos de cama, suspiros y quejidos que en la alcoba de mis padres que se desataban en la profundidad de la noche.

Como a los quince años vine saber cual era la función de dicho menjurge que se engullía mi viejo cada vez que tenía una batalla sexual por la noche.

Realmente no sé si eso funciona, pero en mi casa se procrearon 13 hermanos, y mis viejos con más de ochenta años todavía están comiendo mazamorra y fríjoles como si nada, mejor dicho no les duele una muela, claro, ya no tienen

En todo caso le doy la fórmula por si se le quiere apuntar a un rompe catres esta noche:

Tome dos huevos y separe las yemas de las claras.

Bata por separado las claras hasta que forme copo de nieve, luego mezcle este batido con las yemas, agregue panela raspada y todo junto vuelva a batir.

Listo el batido para darle gusto al paladar, dureza y alargamiento a la herramienta de combate.

No le garantizo nada, es posible que si mentalmente estás preparado para tener una noche de combate, funcionará, de lo contrario, lo único que le puedo garantizar es que si no se le para el cañon, por lo menos se dió un banquete de huevos crudos y batidos llamado ponche.

Eso es bueno para sacar pecho o por lo menos le puede dar una cagadera de los mil Diablos.

¡Salud y mucha suerte!

Si este tema te agradó regálame un:
ME GUSTA