Piropos groseros que ofenden la dignidad de la mujer

Piropos atrevidos

En la yegüeriza de mi corazón eres la mula que más patea.

Quisiere comerme tu zapote, para untarme los cachetes y sacar pelos de mis dientes.

No cierres tus piernas a quien abrió las puertas de tu corazón.

En el salpicón de mi vida, tu papaya es mi fruta preferida.

Me gustaría ser rana asustada, para esconderme todo el día en tu zanja mojada.

Yo con ese culo..¡No cagaría! ... Vomito.

Yo no quiero tu oro, Yo no quiero tu plata ... sólo quiero el tesoro que tienes entre las patas.

Señorita, si ya perdió su virginidad, ¿me podrías regalar la cajita en donde la guardabas?

Con esa torta y un vaso de leche, hasta mi pajarito canta.

En el cielo las estrellas, en la playa las gaviotas y en el medio de tus piernas que reboten mis pelotas.

Quisiera ser ardilla, para comerte tu bellota.

¡Tienes un tesoro abajo del ombligo! ... Te gustarás que te lo entierre?.

Quisiera conocer a tu ginecólogo ... para besarle los dedos.

Como me gustaría ser tu secador de pelo ... para que todos los días me agarres del mango.

¡Flaca!...regálame un hueso pal'perro.

Con esa cara, seguro que tu madre se emborrachaba antes de amamantarte.

Régalame tu peluche que tienes abajo del buche.

Con tu gallito y mi polla empecemos el gallinero.

Mamacita, vamos a hacer barbacoa, tú pones el hoyo que yo pongo la longaniza.

Eres tan linda que te como toda, y me coso el culo para no cagarte.



Regálame un:
ME GUSTA