EL SOMBRERÓN O LA SOMBRERONA
Mitos y leyendas de Colombia y toda la región andina.



Trilogía del vestido negro

La pregunta es: Es uno o son tres mitos, es masculino o femenino...?, Lo cierto es que se trata de un alma en pena o uno de esos mitos lúdicos.

Para algunos es el espanto más antiguo. Muy conocido por su figura humana con ruana negra, un sombrero grandísimo montado en una mula negra y con dos enormes perros negros cogidos por gruesas cadenas. Llega siempre de noche a todo galope, acompañado de un fuerte viento helado y desaparece rápidamente.

Fué muy famoso en Medellín en los años 1837 donde recorría todas sus calles.
Aparecía cuatro o cinco viernes seguidos, Volvía a aparecer uno o dos meses después.

Para otros la forma de la sombrerona no es siempre la misma frente al "mujeriego", es decir, el "Perro- Macho" ella es una mujer bonita. Pero frente a la mujer de mala vida, se presenta como un hombre elegante, o simplemente animal.

Una vez la Sombrerona llenó de pánico el pueblo cuando apareció bajo la forma de un hombre muy alto, con una falda negra como un sacerdote, y una máscara de calavera.
Dos luces como bombillas iluminaban sus cuencas.

Se trata de un personaje mítico que preferencialmente agrede al hombre y lo humilla en su virilidad.

Otros lo señalan como mito masculino, de sombrero alón, ruana o manta de color negro.. Hombre de gran estatura. Va al galope sobre una mula negra, en medio de la oscuridad de la noche, acompañado en su paso firme y tenebroso por dos enormes perros cogidos con gruesas cadenas.

Que solía hacer sus más frecuentes apariciones los viernes, en especial los viernes santos. Hacía de preferencia sus galopantes y ruidosas apariciones silvando, rastrillando su mula y dejando oir el arrastrar de las cadenas de sus perros por casi todas las calles empedradas de Medellín y los pueblos del suroeste.

Hay quienes lo describen con ligeras variantes. Le atribuyen distintas formas de presentación, la más frecuente es la de un hombre alto y corpulento, enlutado, que termina en una calavera, ornada con un negro sombrero de alas anchas.

Para algunos arrieros, a su vez es un hombre apuesto, bien cabalgado en un muleto negro; va vestido de penitente y pide limosna para las benditas ánimas del purgatorio.

En todas las versiones se coincide en identificarlo con una ánima en pena y como vimos en las descripciones que anteceden, en este mito se conjugan también los elementos luminicos y sónico en sus apariciones.

Este mito todos lo conocemos y lo describimos como un ser seremonioso y juguetón. Y tal parece que su único oficio conocido es... Espantar.


Si la página te agradó regálame un:
ME GUSTA