EL DIABLO
Mitos y leyendas de Colombia y toda la región andina.



El Diablo es muy común en todo el país y en el resto del mundo cristiano, pero allá, o acullá es muy temido, se le conoce como el putañero, pues a éste el que mete en baza en los matrimonios, tienta a las doncellas, malogra las vacaciones piadosas, tiene dares y tomares con las beatas chupavelas y se aviene muy bien con los clérigos libidinosos que se las dan de santones.
El Diablo es muy parrandero y siempre está de farra, va a todas las ferias y fiestas de la plaza; no falta en romerías, novenarios y alumbrados; entra en las púdicas de los ejercicios espirituales para hacer perder el fruto de ellos y en las fiestas patronales siempre lo verán acompañadondo a las parejas de enamorados cuando regresan, de media noche para el día, a su casa de campo, después de oir los encendidos sermones del padre predicador, en los cuales le pone de verde y azul, denostando contra el infierno, los excesos de la carne, las malas compañías, la fornicación etc, para resultar luego que el Diablo, quien no pierde tiempo, lo ha hecho aprovechar a los feligreses debidamente, y poco antes de las otras fiestas anuales ya están bautizando el fruto de los anteriores ejercicios de cuaresma.


Si la página te agradó regálame un:
ME GUSTA