EL POIRA
Mitos y leyendas de Colombia y toda la región andina.



El Poira es un mito muy popular del folclor Colombiano, muy socorrido por las regiones de los departamentos de el Tolima, Huila y el Magdalena medio.

Es un personaje de epidermis dorada y su cabellera es larga y rubia. Habita en las profundas cavernas ocultas por los remansos de los ríos. Se le atribuye el secuestro o seducción de niñas y jóvenes que se lleva a vivir con él y que, al cabo de algún tiempo los devuelve.

Dicen que el Poira canta y con su voz embruja a las mujeres. Tiene su lado bueno consistente en que si se le invoca hace que los cuerpos de personas ahogados aparezcan.

En los pueblos de estas regiones no hay desfile folclórico sin el Poira, montado en un brioso caballo, con el rostro oculta bajo un gran sombrero alón y de copa puntiaguda.

Para algunas personas por lo regular se presenta como un niño juguetón recorre los caminos o como una especie de duendecillo travieso y muy bribón de color oro brillante quemado por el sol.

Hay pueblos donde lo presentan como un niño gracioso que jamás causa daño, que asiste a las parrandas, a las fiestas y veladas, que se encuentra en los ríos, a la salida de un caño y que espanta a incautos con sus grandes carcajadas.

Los campesinos lo ven como a un recién nacido llorando en los caminos, en recodos y pendientes, envuelto en hojarasca simulando estar dormido, asustando con voz ronca y con unos grandes dientes.

Se dice que los jinetes que transitan borrachos por el camino, en los recodos se le monta en el anca de los caballos y encabrita el animal o le señala otra ruta cambiándole el destino para que llegue a la casa como un ser racional.

Otras veces se le ve como un recién nacido llorando a la orilla del camino y cuando un caminante lo recoge y arrulla, lo asusta con carcajadas y sus grandes dientes. Es más un duende gracioso que por lo demás no hace ningún daño.


Si la página te agradó regálame un:
ME GUSTA