LA FOMAGATA
Mitos y leyendas de Colombia y toda la región andina.



Fomagata es descrito como un ser, feo, zoomorfo, con un solo ojo, cuatro orejas y rabo, con funciones de demonio, malgeniado y cruel. Dicen que había castrado y por eso tenía una fuerza hercúlea.

Estuvo gobernando por el terror cien años, y al morir exhaló una nube hedionda que cubrió toda la tierra, marchitó las flores y apestó a las mismas fieras.

Este dios barrachín se divertía escondiendo los ríos debajo de la tierra, y cierto día devoró tres luceros, por lo que los dioces se enojaron.

Se scondió en las nubes, pero Quemuenchatocha, el dios del aire, lo derribó de una bofetada, y no pudo escapar al castigo de los dioces.


LA PATASOLA...LA PATETARRO...LA MANCARITA

He aquí otra trilogía de mitos que ofrecen verdadera y sorprendente similitud.

Algunos autores pretenden inclusive reducirlos a una sola entidad. Son tantas sus similitudes, que puede llegar a cundir el engaño, pero son realmente, si nos atenemos al aspecto geográfico, mitos completamente diferentes.

LA PATASOLA

Algunos campesinos la describen como una hermosa mujer, con sobrero de paja y vestida de verde.

Aparece caminando con su única pata. La rapidez de su marcha es tal, que los hombres tiemblan apenas oyen sus gritos, perdidos en los bosques, montes espesos, matorrales, selvas y páramos de las cumbres de las cordilleras.

Algunos dicen que la bellísíma mujer paraliza a los hombres con su mirada fija, hasta que en carcajadas, termina transformándose en un espanto con ojos de fuego y largos colmillos de tigre. El pelo enredado le cubre la cara.

Existen versiones de hombres que vivían solos fueron devorados por la Patasola.

Otros dicen que es una gran atrapadora de niños, a los que se los lleva al monte donde los devora dejando solo los huesitos.

Quién de niño, no sintió mucho miedo cuando la Abuela nos narraba historias de la Patasola.

Otra versión del mito de la Patasola más común en toda América, es la de un ser feroz y sanguinario como unos vampiros, roba a los niños y les chupa la sangre.

Es amiga y defensora de los animales de monte, los defiende de los cazadores.

Algunas versiones de la Patasola la describen como una mujer hermosa que atrae a los hombres para enamorarlos, y poco a poco los va entrando en la espesura del bosque, en donde se transforma en una mujer horrible con ojos que lanzan fuego, boca grande con dientes afilados, un solo seno, y cabellera larga que la cubre para tapar su feura.

No falta quien afirme que es una mujer extraviada, que grita pidiendo auxilio; los quejidos que lanza se van tomando más lastimeros a medida que abanza sobre su víctima, y cuando está bien cerca se les echa encima y les chupa la sangre o los dementiza.

Como vampiresa hurta a los niños pequeños o los va sonsacando hasta llevarlos al monte; a los cazadores los embolata o los empuja por los precipicios.

Hay gente que asegura haberla visto saltando con su sola pata, por caminos, sierras, cordilleras y montes, chorreando sangre de la pata mocha, lanzando lastimeros gritos.

Dicen que es el alma en pena de una mujer infiel, que vaga por los montes, valles y llanuras; mujer que deshonró a sus hijos y no respetó a sus esposo.

Hay tres palabras que no puede oir: El hacha, el machete y el fuego. Odia el hacha por que su marido con esta herramienta de un solo tajo le cortó la pierna por infiel. La hoguera o el fuego por que en ella se quemaban a las brujas.

Le temen los colonos, los mineros, los cazadores, los caminantes, los leñadores y los agricultores.


Si la página te agradó regálame un:
ME GUSTA




t>