DOS VIEJITOS EN UN BURDEL Y LAS MUÑECAS INFLABLES.



Dos viejitos muy amigos se encuentran para tomarse unos tragos y luego ir donde las muchachas alegres para echar una canita al aire.

Cuando entran al burdel la dueña del negocio le dice a una de sus empleadas:

Anda a las habitaciones 1 y 2, coloca sobre las camas estas dos muñecas inflables bien templaditas de aire, que estos dos viejos que acaban de llegar, están tan borrachos que no va notar la diferencia

La muchacha cumple la órden, y los viejitos ocupan las habitaciones y de una le hacen el amor a las muñecas.

En el trayecto de vuelta a sus casas, uno de los viejtos dice:

__¡Creo que la mujer que le hice sexo estaba muerta!

__Muerta? ... Dice el otro. ¿Por qué piensas eso?

__Es que no habló ni se movió mientras le hacía el amor.

__Noooooo....pudo haber sido peor, dijo el otro viejito, la mía creo que era un bruja.

__¡Una Bruja! - Por qué lo dices...?

__Lo que pasó...., es que cuando yo estaba en los preliminares, de la emoción le dí un mordisco en el culo, y la hija de puta me tiró un pedo en la cara, salió volando por la ventana y como si fuera poco se me llevó la caja de dientes.



GRACIAS POR LA VISITA