Piropos para provocar a los hombres


Piropos atrevidos

Papi, no muevas tanto la jaula, que se te vomita el canario.

En el salpicón de mi vida, tu banano es mi fruta preferida.

En la yegüeriza de mi corazón eres el burro que más patea.

Entre más grande el racimo, más pequeño es el banano.

Si la grasa fuese oro, tu serías un tesoro.

Régalame tu pajarito para juntarlo con mi calandría.

Que bueno para tu mujer que todos los días come con güevos.

Por largo que lo tengas nunca me tocarás el corazón.

¡Goooordo! ... tírate un pedo en el gallinero, para disfrazarme de india.

¡Gooordo! ... tírate un pedo que yo pago los destrozos.

Juguemos al mago ... te echas dos polvos y desapareces.

Régalame tus bolitas para hacer unos aretes.

Decime como te llamas ... así le pongo nombre a mis pesadillas.

Ver más piropos



Regálame un:
ME GUSTA