UN POEMA PARA EL ANCIANO
Homenaje al adulto mayor



Se le olvidó cantarle a la esperanza...
y sus pasos menguados ya se acortan;
tal vez porque no tienen un ensueño:
talvez porque no encuentran donde asirse.
Entregó su ternura en alto vuelo
por el bien de la gente a la que amaba;
retoños de ilusión que motivaron
su cansancio y su lucha por la vida.
Siente el dolor del tiempo sin regreso;
sólo le queda el álbum del recuerdo
donde se mira con temblor de ausencia,
para olvidar las mieles del pasado
y las dichas del alma que agonizan
en la frágil penumbra de su noche.
Lo atormenta lo andado inútilmente;
las épocas vividas sin mesura;
el amor desdeñado y sin respuesta;
el abandono de sus propios frutos.
¿Dónde quedó aquel sol esplendoroso
que le daba calor a sus desvelos
que alumbraba sus días taciturnos...
y animaba las glorias y los triunfos
que le daban motivos a su vida?.
Cada día en su mundo de nostalgias
ve llegar y partir las primaveras
en las frescas espigas que amanecen.
Se acostumbró, al devenir del tiempo,
y a vivir en su sed inadvertido.
Ya su lumen intenso nada importa;
ahora desconocen que fue grande;
que dirigió una empresa, una familia;
que redactó las grandes ordenanzas.
Que fue el mejor galán, entre galanes;
que las rosas más lindas lo adornaron
perfumando el jardín de sus delicias
y prodigando vástagos del alma.
Ya muchos olvidaron que fue el padre;
el abuelo ejemplar y bondadoso;
el que meció una cuna con orgullo
y con ansias de vuelos... casi ignotos.
Ya se ignora el poder de su experiencia;
la magia que produce una caricia;
el milagro de un beso; de un te quiero;
y el hastío que lleva a los desvelos.
Hoy sólo en el silencio de su cuarto,
abrazado a la fiebre del delirio,
siente el dolor tenaz del abandono,
mientras espera su ferviente anhelo
de hallar la paz en la mansión eterna.

Por...Luz Elena Muñoz Cárdenas – Poetisa colombiana.



Si este tema te agradó regálame un:
ME GUSTA