EL SEMINARISTA DE LOS OJOS NEGROS - TODO PASÓ - SONETO A CRISTO - TODAVÍA
(Poemas del alma y para el alma)




EL SEMINARISTA DE LOS OJOS NEGROS

Desde la ventana de un casucho viejo,
abierto en verano, cerrado en el invierno
por vidrios verdosos y plomos espesos,
una salmantina de rubio cabello
y ojos que parecen pedazos de cielo,
mientras la costura mezcla con el rezo,
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.
Baja la cabeza, sin erguir el cuerpo,
marchan en dos filas pausados y austeros,
sin más nota alegre sobre el traje negro
que la beca roja que ciñe su cuello
y que por la espalda casi roza el suelo.
Un seminarista, entre todos ellos,
marcha siempre erguido, con aire resuelto.
La negra sotana dibuja su cuerpo
gallardo y airoso, flexible y esbelto.
Él solo, a hurtadillas y con el recelo
de que sus miradas observen los clérigos
desde que en la calle vislumbra a lo lejos
a la salmantina de rubio cabello
la mira muy fijo, con mirar intenso.
Y siempre que pasa le deja el recuerdo
de aquella mirada de sus ojos negros.
Monótono y tardo va pasando el tiempo
y muere el estío y el otoño luego,
y vienen las tardes plomizas de invierno.
Desde la ventana del casucho viejo,
siempre sola y triste, rezando y cosiendo,
una salmantina de rubio cabello
ve todas las tardes pasar en silencio
los seminaristas que van de paseo.
Pero no ve a todos; ve sólo a uno de ellos,
su seminarista de los ojos negros.
Cada vez que pasa, gallardo y esbelto,
observa la niña que pide aquel cuerpo marciales arreos.
Cuando en ella fija sus ojos abiertos
con vivas y audaces miradas de fuego,
parece decirle: "¡TE QUIERO..., te quiero!...
¡Yo no he de ser cura, yo no puedo serlo!...
¡Si yo no soy tuyo, me muero, me muero!..."
A la niña entonces se le oprime el pecho,
la labor suspende y olvida los rezos,
y ya vive sólo en su pensamiento
el seminarista de los ojos negros.
En una lluviosa mañana de invierno
la niña que alegre saltaba del lecho
oyó tristes cánticos y fúnebres rezos:
por la angosta calle pasaba un entierro.
Un seminarista, sin duda, era el muerto,
pues cuatro llevaban en hombros el féretro
con la beca roja encima cubierto,
y sobre la beca el bonete negro.
Con sus voces roncas cantaban los clérigos;
los seminaristas iban en silencio,
siempre en dos filas hacial el cementerio,
como por las tardes al ir de paseo.
La niña, angustiada miraba el cortejo:
los conoce a todos a fuerza de verlos.
Sólo, sólo faltaba entre ellos
¡el seminarista de los ojos negros!...
Corrieron los años, pasó mucho tiempo...
y allí en la ventana del casucho viejo
una pobre anciana de blancos cabellos,
con la tez rugosa y encorvado el cuerpo,
mientras la costura mezcla con el rezo,
recuerda muy triste las tardes de antaño,
¡al seminarista de los ojos negros!...


Miguel Ramos Carrión

TODO PASÓ

Todo pasó como la breve sombra
de un ave que atraviesa el firmamento.
Pasó a la eternidad en un momento,
y el recuerdo traidor ya no te nombra.
Tan sólo el corazón gime y se asombra
ante la realidad de su tormento:
¡Noche oscura, relámpagos y viento,
y un manto de hojas que el sendero alfombra!.
Pero hasta ayer, no más fuiste la vida
luz del pasado, apoyo del futuro,
timón del alma y venda de la herida.
hoy pienso en tí, mi bello amor lejano
cual se recuerda, sobre el lecho duro,
el sueño de una noche de verano.

Por.... Rafael Maya.



SONETO A CRISTO

Aquí estoy, mi señor. Soy la paveza
que queda del incendio de la llama...
soy el adolorido, por que ama.
El que busca tu aliento de tibiesa.
Por tí mi soledad muere, y empieza
la plenitud de tu bondad derrama.
Dame la paz que el corazón reclama.
Entrégame tu nombre de pureza.
Si prendas pides de verdad, te entrego
mi corazón, de amor crucificado
en el crisol divino de tu fuego.
Soy paveza, lo se. Rescoldo helado.
Me abrumaba tu luz y anduve ciego.
¡Me rescató el raudal de tu costado!
Jorge Montoya Toro .



TODAVÍA

¿Y es esto amor? ¿El paso de los años,
la luz de la razón, los desengaños,
no han borrado el poder de la pasión?
El beso de la esposa, criatura
no tan bella cual tú, pero más pura
¿no ha borrado del tuyo la impresión?
Yo no lo sé. Yo la amo con mi vida,
y al mirarla de amor estremecida,
me estremezco también. ¿No es esto amor?
Quisiera levantarle un paraíso
como aquel que por Eva, Adán deshizo;
tanto así, tanto, la idolatro yo.
Mas ¡ay! cuando la miro, yo te miro;
yo escucho tu suspiro en su suspiro,
de tu acento la música en su voz;
el paso de tus plantas es su paso;
su labio, el mismo perfumado vaso
que tu amor un instante me ofreció.
Y, sin embargo, ¡ay!, tú no eres ella;
lo recuerdo muy bien. La tibia estrella
jamás abrasa como abrasa el sol;
en ti hallo el mar que proceloso brama;
en ella el lago que apacible clama:
tú eres el huracán; ella el rumor.
¿Te amo por fin? Yo no lo sé, lo ignoro.
Sueño contigo, y en mis sueños lloro,
y despierto pensando sólo en ti.
¡Quisiera verte, no dejarte nunca!
¡De nuestra historia desgarrada y trunca
las sueltas hojas yo quisiera unir!
Pero ¿será esto amor? No sé. Responde;
di si este cuadro tras de si no esconde
la espantosa verdad de una pasión.
Di si no llora el alma con el llanto
que derraman los ojos; si en su encanto
quimeras o verdad los sueños son.
Dime, mujer, los ecos de mi lira,
cual los rayos sangrientos de una pira,
¿no llevan hasta ti su vibración?
¿Y ésta qué significa: indiferencia,
odio, desdén, o la mortal demencia
de una fiebre que agota el corazón?

Autor: Rafael Nuñez - Poeta colombiano.



PAX

Señor, dame la paz, la paz que miro
Esta tarde otoñal en mi ventana,
mientras se tiñe la extensión lejana
con la diáfana sangre de un zafiro.
A esta dulce quietud es cuanto aspiro:
ser el árbol que nace en la sabana
y no sabe por qué; que cae mañana
y no tiene en sus hojas ni un suspiro.
Señor! pon en mi espíritu la suave
serenidad de la naturaleza
que de la duda y el dolor no sabe...
señor! ya nada quiero, nada ansío,
y sólo pido a tu gentil largueza
que me transformes en rosal o en río.

Por...Ricardo Nieto....Poeta colombiano.


Busca aquí lo que no encuentres en la página


Regálame un clic pulsando el botón que más te guste







El alcoholismo y sus concecuencias


Problemas de drogadicción


Causas del divorcio


Maltrato y abuso infantil


Anorexia y Bulimia


Aprender a vivir


Qué es la autoestima


Qué es la asertividad


Fórmula de la Abundancia


Por que los adolescentes no van a misa


Café y Mayonesa


El hombre más rico del Planeta


En defensa de las Mujeres Feas


Que es la Felicidad


Trucos para ser Feliz


Ladrones de tu Energía


Te deseo lo suficiente


Ventajas de ser Mujer


Poemas Clásicos y Románticos


Adivinanzas de doble sentido

El culo quiere ser jefe

Sacando mujeres desnudas del agua

Chistes verdes y picantes

Avisos, letreros de tiendas y orinales

Poema al pedo -"Gases intestinales"

El susto de mi primera vez

Así se vería un hombre embarazado

Las diferencias sociales entre ricos y pobres

Qué es peor? - Trabajar o estar en la cárcel

Es mejor comer chocolate que hacer el amor

Garrote para hombres machistas

Poemas groseros y atrevidos

Poema escatológico a la caca

El pene es el candidato ideal

Aunque no lo quiereras te llevaré a la cama

Donaré todos mis órganos, menos la boca y el culo

Es mejor compañía al perro que a la mujer

Perfil del culebrero o yerbatero paisa

Ventajas de ser hombre soltero

Contacto carlosemilioalvarez@gmail.com