HACER EL AMOR ES....
ANILLO DE COMPROMISO
Temas para reflexionar y meditar con el alma



HACER EL AMOR ES....
Cuando pones la mano en su hombro, frente a la cama de tu hijo y le dices "No te preocupes, te amo".
Cuando ven salir juntos el sol, y con cada amanecer sienten renovado ese amor que nació con un "te amo".
Cuando tienen problemas económicos, los enfrentan juntos y aún en la adversidad le dices "no te preocupes, te amo".
Cuando al llegar a casa del trabajo sientes el confortable abrazo y el dulce beso de esa persona que con un "te amo" acelera tu pulso y sientes que el corazón te late más a prisa.
Cuando en la madrugada sienten la preocupación por el hijo que no ha llegado y en la cama sientes una voz que dice "no te preocupes, te amo".
Cuando van a tener un hijo y en el momento del parto sientes sus manos y su voz que te dice "te amo".
Cuando ven crecer juntos a sus hijos y a tu lado sientes la misma voz que hace años te enamoró con un "te amo".

Hacer el amor es caminar juntos en la vida, superando los obstáculos que la misma vida les pueda presentar, es crecer juntos espiritual e intelectualmente, evolucionar unidos, fortalecer los lazos en común con esos pequeños detalles que algunas veces nos parecen tontos e insignificantes, pero que sin embargo son tan importantes para evitar la rutina que es la más cruel enemiga del amor.
Cuando te sientes triste, cuando te sientes feliz, cuando te sientes deprimido, cuando te sientes enfermo, cuando te sientes sano y siempre sientes a esa persona a tu lado, diciéndole tú "te amo" y ella respondiendo "yo te amo más"... en esos momentos puedes decir "he hecho el amor".
¡Eso es hacer el amor!
Hacer el amor es llegar al final de tu vida al lado de esa persona que hace años te conquistó y que te ha hecho sentir el ser más feliz y dichoso sobre la tierra.
Eso es... hacer el amor.


EL ANILLO DE COMPROMISO
Un muchacho entró con paso firme a la joyería y pidió que le mostraran el mejor anillo de compromiso que tuviera.
El joyero le presentó uno.
La hermosa piedra solitaria brillaba como un diminuto sol resplandeciente.
El muchacho contempló el anillo y con una sonrisa lo aprobó.
Preguntó luego el precio y se dispuso a pagarlo.
___Se va usted a casar pronto?
Le preguntó el joyero.
___ No!
Respondió el muchacho.
___Ni siquiera tengo novia.
La muda sorpresa del joyero divirtió al comprador.
___Es para mi mamá, dijo el muchacho.
Cuando yo iba a nacer estuvo sola; alguien le aconsejó que me matara antes de que naciera, así se evitaría problemas.
Pero ella se negó y me dio el don de la vida.
___Y tuvo muchos problemas... Muchos.
Fue padre y madre para mi, y fue amiga y hermana, y fue mi maestra.
Me hizo ser lo que soy.
Ahora que puedo le compro este anillo de compromiso.
Ella nunca tuvo uno. Yo se lo doy como promesa de que si ella hizo todo por mi, ahora yo haría todo por ella.
Quizás después entregue otro anillo de compromiso...
¡Pero será el segundo!.
El joyero no dijo nada.
Solamente ordenó a su cajera que hiciera al muchacho el descuento aquel que se hacían nada más a los clientes importantes.



Si el tema de agradó regálame un: ME GUSTA