APRENDER A VIVIR.










Al primer año de nacido aprendí lo importante que es un juguete. sobre todo si sabe rico.

A los 3 años, aprendí que duele más una palabra que un golpe.

A los 4 años aprendí lo interesante que puede ser un rompecabezas.

A los 5 años, aprendí que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina...

A los 6 años, aprendí que bañar a las tortugas con agua caliente las mata aunque huelan feo.

A los 7 años, aprendí lo confortante que se siente un abraso de papá o mamá cuando me daba miedo o simplemente cuando sentía que necesitaba sentirme amado.

A los 8 años, aprendí que no todo se puede arreglar con un berrinche.

A los 9 años, aprendí que mi profesora solo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.

A los 10 años, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.

A los 12 años, aprendí que, si tenía problemas en la escuela, los tenía mas grandes en casa.

A los 13 años, aprendí que, cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería; mi madre me mandaba a ordenarlo.

A los 15 años, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano, porque mi padre tenía frustraciones mayores... y la mano más pesada.

A los 16 años, aprendí que mi hermana no era mi mayor enemiga. y que podía ser mi mejor confidente.

A los 17 años, aprendí que emborracharte no siempre es el mejor sentimiento, (menos al otro día) y que no es la mejor forma de solucionar los problemas.

A los 18 años, aprendí que no valía la pena discutir con mi madre.

A los 19 años aprendí lo que duele dejar a alguien que amas.

A los 20 años, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.

A los 21 años, aprendí que un libro puede llegar a ser una buena compañía.

A los 22 años, aprendí que si encuentras a la mujer adecuada te puede enseñar a amar.

A los 23 años, aprendí lo que es extrañar a alguien y lo grato que es volverlo a encontrar.

A los 24 años, aprendí que con el tiempo las cosas se miran de una forma diferente.

A los 25 años, aprendí que aunque me quería comer el mundo aun me faltaba mucha experiencia.

A los 27 años, aprendí que el íitulo obtenido no era la meta soñada.

A los 28 años, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.

A los 30 años, aprendí que se necesita mucho amor, paciencia y inteligencia para vivir con alguien.

A los 31 años, aprendí lo que es ser padre y me empecé a dar cuenta de lo que eso significa.

A los 33 años, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.

A los 34 años, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.

A los 35 años, aprendí que puedes deprimirte como cuando tenias 17 años y eso no esta mal. sólo significa que estas empezando a pensar en ti mismo.

A los 36 años, aprendí que mi madre no va cambiar y sigue siendo inútil discutir con ella.

A los 37 años, aprendí lo lejos que estaba de saber quien era.

A los 40 años, aprendí que, si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.






Ver más cosas de Antioquia y Colombia
Poemas y mensajes
para la madre

Poemas y mensajes
para el padre

Poemas y mensajes
para el maestro

Poemas y mensajes
de amor y amistad

Fotos de mitos y leyendas

Platos típicos de Colombia

Poemas y menajes
para la mujer

Enfermedades y las
plantas medicinales

Fotos de paisajes urbanos
y naturales de Colombia

Fotos y paisajes de
Medellín Colombia

Comportamiento folclórico
de los antioqueños

Modismos y Jergas de
de Antioquia y Colombia

Como identificar los
paisas de Colombia

Adivinanzas y retahilas
para niños y adultos

Piropos para galantear
a las mujeres

Piropos para galantear
a los hombres

Chistes verdes y picantes

Ventajas de ser
hombre soltero

--------------- Adivinanzas de doble sentido

El susto de mi primera vez

Así se vería
un hombre embarazado

Las diferencias sociales
entre ricos y pobres

Qué es peor? - Trabajar
o estar en la cárcel

El culo quiere ser jefe

Sacando mujeres
desnudas del agua

Chistes verdes y picantes

Avisos, letreros de
tiendas y orinales

Poema al pedo -
"Gases intestinales"

Es mejor comer chocolate
que hacer el amor

Garrote para hombres machistas

Poemas groseros y atrevidos

Poema escatológico
a la caca

El pene es el
candidato ideal

Aunque no lo quiereras
te llevaré a la cama

Donaré todos mis órganos,
menos la boca y el culo

Es mejor compañía el
perro que a la mujer

Perfil del culebrero
o yerbatero paisa