LAS DOS ENEMIGAS
Humor colombiano.



Un día se encuentran en un restaurante venezolano dos señoras que se odian hasta los tuétanos y una le dice a la otra:

__Para que te mueras de la envidia, yo soy cantante, y la semana pasada canté en el teatro más grande de caracas.

¡Vea mija!... fue tan emocionante, que había una imagen de la virgen en la pared, y cuando terminé de cantar le salieron unas lagrimitas en cada ojito a la linda virgencita.

La otra vieja ofendida en su amor propio y ardida en su orgullo, le dice:

__ ¡Noooo, mijita!... yo también soy cantante, y ayer nada menos canté en el mismo teatro.

¡¡¡¡Y sabe qué!!!....La imagen del corazón de jesús que estaba en la pared del frente, cuando terminé de cantar, se bajó a darme las gracias.

Luego me dijo, vea señora, usted si sabe cantar, no como esa cacatúa de la semana pasada que con sus berridos, hizo llorar a mi mamá.
Chispaisas



GRACIAS POR LA VISITA